Como localizar y yegar a una finca

admin
admin

Catastro inmobiliario

Precisamente de esta llamada columna de aire se ocupa el artículo 840 del Código Civil, que, aunque trata de forma unitaria el subsuelo y el espacio aéreo, no asigna al propietario del inmueble el espacio que se encuentra sobre él, como sí se hace con el subsuelo.

El principio anterior, que se refiere al alero y al voladizo, pero que sin duda también es aplicable por analogía en el caso de un tapajuntas, se expresa en particular en dos sentencias del Tribunal Supremo de Casación, a saber, la n. 1484/1996 y la n. 12258/2002.

En estas sentencias, el Tribunal Supremo afirma que, dado que la columna de aire situada sobre una superficie, configurándose como una proyección hacia arriba, pertenece también al propietario de la propia superficie, debe reconocerse a éste, como poseedor también, la legitimación para oponerse con arreglo al artículo 840, párrafo segundo, del Código Civil italiano. 840, párrafo segundo, del Código Civil a la instalación del voladizo (en nuestro caso del tapajuntas) solicitando la protección de la situación de hecho mediante acciones de reintegración y/o mantenimiento, reguladas en el artículo 1168 del Código Civil y en el artículo 1170 del Código Civil, acciones que, como la misma normativa establece, son ejercitables en el plazo de un año desde el estropicio o perturbación sufrida.

  Como localizar una finca

Catastro

Para llegar a estas conclusiones, además, según la detención examinada, el tribunal de apelación no tomó en consideración determinados elementos, que se desprenden del tenor literal de la escritura privada examinada y que la recurrente menciona oportunamente, que parecen, por el contrario, apuntar a la naturaleza real de la servidumbre de paso de que se trata.

en el sentido de que no concede al titular un disfrute genérico de la finca sirviente, sino un disfrute parcial y específicamente determinado, con la consiguiente obligación de los terceros de abstenerse de realizar determinadas intromisiones en la finca.

Principio confirmado por otra sentencia reciente (Tribunal de Casación, Sección Civil 2, Sentencia de 1 de agosto de 2013, nº 18426) según la cual, precisamente, una servidumbre de paso también puede constituirse entre dos fondos, no contiguos, sin constituirse contextualmente sobre el fondo interpuesto entre ellos. “En efecto, la exigencia de contigüidad debe entenderse no en el sentido literal de adherencia material entre ellos, sino en el sentido jurídico de posibilidad de ventaja por parte del fondo sirviente a favor del fondo dominante, ya que el titular del fondo dominante puede ejercer el derecho de paso sobre el fondo intermedio en virtud de otro título o adquirir posteriormente el derecho relativo de servidumbre. En este sentido, por tanto, debe entenderse la exigencia de serviita’ prediale resumida en la conocida frase “praedia vicina esse debent”.

  Conociendo la referencia catrastral como localizo la finca

Encuesta catastral de la Agencia Tributaria con código fiscal

Nota: Al compartir una impresora, asegúrese de que la configuración de uso compartido está establecida en el PC principal y en el secundario. Asegúrate también de conocer el nombre del PC principal. Para obtener más información, consulte las secciones Configuración de los ajustes de uso compartido y Búsqueda del nombre del PC al final de este tema.

Los ajustes utilizados para compartir dispositivos suelen estar activados por defecto. Si no es así, siga los pasos descritos en esta sección para activar la configuración mediante Configuración o Panel de control.

  Como localizar en galicia fincas con nombre antiguo

Catastro en línea

La causa perpetua era para los romanos un requisito necesario, y era vista como la consecuencia de la conjunción de dos elementos, la utilitas y el origen de ésta a partir del estado sirviente. “Causa perpetua significaba esto: las condiciones del predio sirviente, capaces de asegurar la utilitas, deben ser naturales, no artificiales; deben encontrarse en energías naturales (quod ex coelo cadit), no en fuerzas artificiales (quod manit fit)”.

Pues bien, G., remontándose al primer contrato original de compraventa de su propiedad – escritura de procedencia suscrita entre el constructor/vendedor y la primera compradora, esta Sra. D.G., trazó en el mismo lo siguiente:

“La compradora se compromete para sí y sus causahabientes a permitir el acceso a la zona de terreno anexa al piso comprado/vendido en el lado este (zona de 55 m2 en amarillo en el plano) para permitir la lectura y cierre de los contadores de agua por parte del personal encargado o de los titulares de los mismos contratos.”

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad